8 datos curiosos sobre volar y la industria de la aeronáutica civil

1. Viajar con un bebé en tu regazo es muy peligroso

Hay una razón por la cual cada pasajero debe llevar su cinturón de seguridad abrochado. En el evento de una desaceleración considerable, no digamos un impacto, seguramente perderás el control del bebé. La mayoría de pilotos y viajeros estarán de acuerdo que lo último que necesitamos adentro de la cambia de un avión es un bebé convertido en un proyectil fuera de control. Hoy en día es permitido debido a que la mayor parte de los viajeros con bebés elegirían no viajar si tuviesen que pagar por un asiento extra para su niño o niña.

 

2. ¿Por qué hace tanto frío en los aviones?

Lo más probable es que ya te hayas subido a un avión que se sintiera como un frigorífico con alas. Al parecer, la razón es bastante sencilla. El personal de cabina necesita las temperaturas más bajas ya que se encuentran en constante movimiento y lo encuentran más cómodo; pues claro, si están trabajando. Nosotros los pasajeros, mientras tanto, estamos agradablemente (dependiendo de la aerolínea) disfrutando de la vista o tal vez de alguna película. La próxima vez que viajes, recuerda llevar un jersey y así contribuir a que el trabajo del personal de cabina sea un poco más placentero

 

3. ¿Vas en medio de un vuelo largo? Seguramente tu piloto está tomando la siesta

Los pilotos de aerolíneas generalmente trabajar turnos muy largos,  ¡de hasta 16 horas! Todos terminaríamos exhaustos luego de trabajar por tanto tiempo. En una encuesta, se reveló que 56% de los pilotos se han quedado dormidos accidentalmente durante un vuelo. Si eso no te ha puesto los pelos de punta, en la misma encuesta se encontró que de el 29% de esos pilotos se han despertado tan solo para encontrar a su copiloto también tomando la siesta.

4. ¿Por qué debes llevar tus ventanas arriba durante el despegue y el aterrizaje?

Esta es bastante obvia. Ya que las partes más complicadas de un vuelo son precisamente los despegues y los aterrizajes, en caso de cualquier emergencia es ideal que la cantidad de luz sea la mayor posible en la cabina principal. Así mismo, es importante que el personal de cabina pueda determinar el estado del avión y por cuál de los lados es más seguro abandonar el aeronave.

 

5. No se permiten sombreros en la cabina de los pilotos

Hemos exagerado un poco con el título de este punto para ser honestos. No es que estén prohibidos, pero los pilotos no utilizan sus sombreros cuando están navegando por los cielos. Muchos pilotos encuentran esta suposición muy divertida, especialmente porque para ellos es muy obvio que los gorros no son compatibles con sus sistemas de auriculares y comunicación.

6. Asume siempre que las bandejas del asiento jamás han sido limpiadas

De nuevo es una exageración, pero es un hecho que la mayoría de los asientos, y las bandejas, no son limpiadas entre vuelos. Esta es la razón por la que constantemente los pasajeros se engripan o se sienten enfermos luego de volar. No te preocupes, los lavabos sí deben ser limpiados después de cada vuelo. Llevar contigo toallitas húmedas no es tan mala idea.

 

7. La turbulencia no es peligrosa

La próxima vez que estés al borde de un ataque de pánico porque hay turbulencia en tu vuelo, recuerda que es virtualmente imposible que la turbulencia derribe un avión en vuelo. No podemos quitarte ese peso de encima sin compartirte otra razón por la cual si debes preocuparte. Aunque son muy pero muy poco comunes, las corrientes ascendentes sí pueden ser peligrosas para un avión. Imagínate pasar por un reductor de velocidad a 600 km/h, todo saldría disparado por la cabina principal (¡recuerda mantener a tu bebé bajo control!).

 

8. La turbulencia se siente mucho menos en el centro del avión

Si, a pesar de que ahora sabes que la turbulencia es inofensiva, aun quieres evitarla, intenta conseguir los asientos más céntricos en el avión. Según los pilotos, los aviones se comportan más o menos como una sierra para madera, por lo que, si quieres estabilidad, el centro de la aeronave es lo mejor.

 

Una nota final:

A pesar de que hemos discutido unas cuantas de las preocupaciones que pueden surgir mientras cruzamos los cielos, volar sigue siendo la manera más segura de viajar. Así que no entres en pánico la próxima vez que vueles con tu bebé en tu regazo. Una situación que sí sucede frecuentemente es una cancelación o retraso de vuelo. Aunque desagradable, no es directamente un riesgo para tu salud y lo mejor es que, posiblemente, tienes derecho a una compensación. Si quieres revisar si tienes derecho a compensación porque has sufrido un retraso o cancelación recientemente, solo ingresa tus datos en nuestra calculadora de compensación aquí abajo.

 

Hasta la próxima, el equipo de vuelo-con-retraso.es